Qué es una Masía

Masía, Costa Brava, Girona, España.

Masía es el nombre que se designa a la casa de campo aislada, asignada a una finca rústica de una explotación de carácter agrícola o ganadero de tipo familiar. La palabra Masía es derivada del término catalán “Mas”, y éste, a su vez proveniente del vocablo latino Mansum. Engloba a toda la explotación agraria de tipo tradicional y de carácter autosuficiente, es originario de algunas comarcas de la Cataluña oriental. Por regla general, la familia campesina que regenta una masía habita de manera permanente en la casa, viviendo exclusivamente de lo que producen. El derecho de explotación se transmite de padres a hijos, según la costumbre heredada desde la Edad Media.

Es un tipo de construcción rural, muy frecuente en todo el este de la península Ibérica, concretamente en la antigua Reino de Aragón que tiene sus orígenes en las antiguas villas romanas.

La tipología y la estructura de la masía es variable. Dependiendo siempre de la en la zona de ubicación geográfica donde se encuentra y del tipo de explotación agropecuaria a la que se dedica, ya sea ganadera, agrícola de gramíneas o vinícola, tendrá más desarrollado los establos, el granero o la bodega, respectivamente como es lógico.  

Con relación al tipo de explotación dominante a que se dedica la masía, éstas parecen distribuirse, salvo contadas excepciones, en regiones muy determinadas de Cataluña. Las masías de tipo agrícola de grano están situadas en la región del Ampurdán; las ganaderas, en las partes altas del Alto Montseny y en Llusanés; las vitícolas, en la zona del Priorato y el Penedés; y por último, las hortofrutícolas, en la región del Maresme, en el delta de los ríos Llobregat y Ebro y en la comarca de Segriá.

Distrubucion de las Masías. Las Masías suelen estar distribuidas entre dos o tres planta y por lo general la cubierta del tejado a dos aguas, aunque también hay masías con tejado de una sola vertiente, o más complejas, tipo iglesia, con un cuerpo sobresaliente del resto del tejado, estos al sobresalir del edificio, protegía los muros de la masía que, fuera cual fuera el material utilizado en la construcción, eran de piedra hasta una altura de un metro y medio. El espesor de las paredes era de entre cuarenta y hasta de noventa centímetros. En algunas masías importantes construidas en los siglos XVI y XVII, los techos interiores tenían una bóveda de crucería, pero en la mayoría los techos interiores son lisos.

La orientación geográfica de la masía es un aspecto muy importante y muy cuidado por su constructores, presentando las principales aberturas al medio día es decir al sur. Para protegerse del norte y obtener la máxima insolación. En las plantas bajas de las masías se suele encontrar amplia cocina, rodeada de varias dependencias anexas, como por ejemplo los establos y graneros. En la planta principal, la segunda por regla general, se encuentran las habitaciones y salas. La planta superior se puede utilizar como almacén, secadero de grano y forrajes.

Muchas veces se encuentra también construcciones anexas a la vivienda como cuadras, almacenes de grano y forrajes conformando a modo de patio, en algunos casos están unidas por muros perimetrales que las unen amurallando la Masía, lo que le un aspecto de pequeños castillos o fortalezas.

Los elementos utilizados en su construcción han ido variando con el paso del tiempo; además, la ubicación de las masías ha condicionado también el tipo de material de construcción elegido. Así, en las zonas de montaña, el material más usado ha sido la piedra sin pulir. En los arcos o dinteles de las puertas y en las ventanas se utilizaba la piedra picada. En los lugares en los que la piedra escaseaba se recurría al adobe para la construcción.

Durante la edad media, las piedras se unían mediante barro y argamasa, material que se sustituyó más adelante por la cal mezclada con arenas, mortero o cemento.

En lo Antiguo Reino de Aragón, las primeras masías vinieron a sustituir o complementar a las alquerías. Una alquería era una pequeña comunidad rural de unas pocas casas, conformada por una o varias familias, que se dedicaban a explotar las tierras de los alrededores, así como a las actividades ganaderas.

Diferenciación entre Masías. Las Masías construidas con anterioridad al siglo XVI tienen una puerta de entrada de arco mientras que las que se construyeron hasta el siglo XVIII son de dintel. La planta no solía superar los cinco metros y el cubrimiento se realizaba mediante un entramado de vigas de madera colocado de forma perpendicular a la fachada. Se recubría con tejas o baldosa. En la zona del Pirineo y en otras zonas montañosas, la cobertura solía ser de pizarra. Muchas masías disponían de torres defensivas, o muros exteriores para defender a los habitantes de las zonas fronterizas o costeras.

Masía datada en el siglo XI fortificada. 

 

Le invitamos a visitarla en la Web esta Masía espectacular en el Baix Empordà. Girona. Costa Brava.  Y otras muchas más. Clicar la foto. 

Añadir nuevo comentario